El caso de Rosa Parks

                                                                        Rosa Parks era una trabajadora educada y humilde  a quien le tocó sufrir las injusticias del día a día en los años de la segregación racial. Fue testigo de las reglas del transporte urbano y las restricciones de acceso a los lugares públicos. También de los linchamientos y persecuciones de personas negras. Nacida en 1913 en Tuskegee, Alabama, Parks era la hija de un carpintero y una profesora que se separaron cuando era muy joven, así que acabó viviendo con sus abuelos maternos. Creció en una época donde la segregación se imponía de forma violenta. De adulta recordaba cómo su abuelo se apostaba en la puerta de casa armado con una pistola  mientras el Ku Klux Klan desfilaba por delante.

En aquellos años, los negros sufrían en EEUU la humillación -especialmente en el sur- de no poder compartir con los blancos los mismos lugares públicos: escuelas, restaurantes, salas de espera… la segregación llegaba al punto de que en los baños se mostraban letreros de “sólo blancos” o, directamente, “negros no”. Las leyes Jim Crow, heredadas de la esclavitud del siglo XIX, fueron diseñadas para que los afroamericanos se sintieran inferiores y así mantenerlos marginados de la sociedad.

Con los años fue desarrollando una mayor rebeldía ante los atropellos contra la dignidad humana. Parks logró graduarse en el instituto, cuando sólo el 7 % de los negros lo lograban. Y casi a la vez consiguió registrarse para votar, eso sí, al tercer intento. El día que decidió no ceder su puesto en el autobús lo hizo a sabiendas de lo que significaba en esa época donde los derechos civiles luchaban por abrirse paso. Las leyes Jim Crow reservaban las primeras cuatro filas de los autobuses urbanos a los blancos y las últimas diez a los negros. Los asientos del medio podían usarse si uno era negro, pero sólo si ningún blanco lo requería. En el caso de que un blanco quisiera sentarse, la fila entera tenía que levantarse. Además, los negros, el 70 por ciento de los que cogían el autobús, estaban obligados a pagar en la parte delantera del autobús, pero luego tenían que salir y volver a entrar por la puerta de atrás. Parks trabajaba entonces como costurera para el departamento de bomberos de Montgomery. Aquella tarde que esperaba el autobús en la Avenida Cleveland dejó pasar uno porque estaba muy lleno.

En el siguiente, Parks ocupó uno de los sitios del centro y cuando entró un blanco todos los negros, mandados por el conductor, se levantaron de la fila menos ella (ella dijo que éste ni siquiera había pedido el asiento). Cuenta en su libro que la gente piensa que «no cedí mi puesto porque estaba cansada, pero no es cierto. No estaba más cansada que cualquier día de trabajo. Tampoco era una persona mayor, tenía 42 años. De lo que estaba cansada era de ceder». El autobusero trató de disuadirla. Debía ceder su asiento, es lo que marcaba la ley. “Voy a hacer que te arresten”, le dijo el conductor. “Puede hacerlo”, respondió ella. Cuando la policía le preguntó que por qué no se levantaba, contestó con otra pregunta: “¿Por qué todos ustedes están empujándonos por todos lados?”. Rosa Parks acabó pasando  la noche en el calabozo, acusada de perturbar el orden público y pagó una multa de catorce dólares. Sin embargo, el caso trascendió y acabó por dar voz a los movimientos por el fin de la segregación que ya habían comenzado a hacerse notar.

Indignado y hastiado, un joven y desconocido pastor bautista llamado Martin Luther King organizó una oleada de protestas contra la segregación en los autobuses públicos de Montgomery que duró 382 días. Los treinta mil afroamericanos que participaron hicieron marchas de hasta nueve kilómetros, y cuando les preguntaban cómo se sentían, algunos respondían: “Mis pies, cansados. Mi alma, ¡liberada!”.

Mientras, el caso Parks llegó a la Corte Suprema del país, que declaró que la segregación era una norma contraria a la constitución estadounidense, que declara iguales a todos los individuos de la nación. Un año después, el gobierno abolió cualquier tipo de discriminación en los lugares públicos.

Parks, que falleció en 2005 a los 92 años, continuó luchando durante el resto de su vida por los derechos civiles de los afroamericanos. En 1999, recibió la Medalla de Oro del Congreso de los EEUU.

Creemos que este hecho lo podríamos relacionar con lo que tratamos en clase el otro día acerca de los campos de fuerza y los de lucha. Esta situación ejemplifica ambos ya que el campo de fuerzas era el que impulsaba la segregación y cuando Parks decidió plantar cara a este hecho, empiezan los campos de lucha que continúan por las manifestaciones de los negros dirigidas por Luther King. Podemos observar que hay un enclasamiento de capitales tanto económico, como cultural y social, ya que los negros vivían apartados de los blancos y estos últimos tenían muchísimos privilegios cuando los negros prácticamente no eran tratados como personas.  

Como se dijo en clase, la estructura del espacio no es inmutable y como vemos con este ejemplo a causa de las manifestaciones, el espacio cambia y se transforma.

Anuncios

2 comentarios »

  1. Elena Gelabert Said:

    Si, a mi parecer es un magnífico ejemplo de como se ejercen los movimientos dentro del campo de lucha- donde los que tienen no quieren ceder, y los que no tienen quieren tener más-.

    Y aun tiene más mágia por el hecho de ser ella, un personaje que, teniendo una posición tan humilde consiguió encender la mecha!

    Gracias por la información, me parece un resumen perfecto!

    Elena Gelabert

  2. Julio Zino Said:

    Cómo unos consiguen imponer a otros comportamientos? No es solo la fuerza física también significados, aceptaciones. Vuestro recorrido por el proceso de cambio que se impulsó a partir de el desafío de Rosa Park es una clara muestra de cómo los espacios sociales son cambiantes y sus leyes y sus reglas pueden ser cambiadas. Y somos nosotros, las personas que los mantenemos, le damos vigencia o que los podemos comenzar a cambiar: con nuestras actitudes y nuestras prácticas.


{ RSS feed for comments on this post} · { TrackBack URI }

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: