La ciudad de Nueva York vive desde el primero de mayo en situación de máxima alerta: Nueva falsa alarma de atentado en Nueva York

La Policía de Nueva York indicó que las autoridades trasladaron a la zona un robot de artificieros, que procedió a explosionar las ventanas del coche sospechoso, según diversos medios.

La Policía de Nueva York ha levantado el perímetro de seguridad que estableció a última hora del jueves (madrugada del viernes en España) en torno a un coche aparcado en las inmediaciones de la plaza de Union Square, en Manhattan, que encendió todas las alarmas por haber en su interior dos bidones de gasolina. Un portavoz policial informó de que se había autorizado la apertura de las calles acordonadas y la vuelta de los residentes a las viviendas desalojadas después de que las fuerzas de seguridad encontraran al propietario del vehículo, un turismo modelo 1991 Oldsmobile Cutlass, y determinaran que no había ningún peligro. De este modo, todo parece indicar que este episodio significa la cuarta falsa alerta de atentado desde que hace dos semanas un ciudadano estadounidense de origen paquistaní intentará perpetrar un atentado en la plaza neoyorquina de Times Square mediante la colocación de un coche bomba lleno de explosivos. La alarma saltó cuando el propietario de un teatro cercano adonde estaba aparcado el coche en la calle 15, a sólo unos pasos de la plaza de Union Square, alertó a la noche del jueves (madrugada del domingo en España) de que en el interior del vehículo había dos bidones de gasolina. La Policía de Nueva York confirmó la alerta de atentado a las 22.15 del jueves hora local (4.15 del viernes en la España peninsular), y poco después desalojó Union Square, acordonó varias calles alrededor del coche citado y desalojó viviendas cercanas, aunque no confirmó que se trataba de un vehículo sospechoso hasta casi una hora después.

14 de mayo de 2010. Diario la Razón

Esta noticia nos parece un tema interesante ya que lo podríamos relacionar con uno de los debates de nuestro fórum como es el de la nueva ley discriminatoria. Desde que sucedió la tragedia del 11 de septiembre hay una obsesión con las personas extranjeras, cada pequeña cosa que ocurra tiene que llevar la marca de que ha sido hecho por un inmigrante. Los medios de comunicación nos venden “quienes son los malos” haciendo más grande lo que ha pasado, dándole más importancia de la que tiene, o sacando historias de donde no hay nada, como ha pasado con esta noticia que han dado la alarma . Si bien es cierto que hay intentos de atentado, hay más falsas alarmas que ciertas y esto genera que todas las veces que hay avisos, la población se ponga a la defensiva y aunque luego sea mentira, la sociedad ya ha puesto sus etiquetas y estas son muy difíciles de quitar. Así se va generando un resquemor cada vez más profundo hacia un colectivo, que acaba por estallar en un odio que hace que la sociedad se vaya desmembrando y algunos sectores sean excluidos, quedándose al margen de las redes sociales, de las oportunidades, de la integración, etc. Aspectos que crean, para nosotras, una pobreza en la cultura, lo que puede llegar a hacer el miedo, lo que hacen los medios de comunicación y lo que hace y hacemos la sociedad al caer en el error de creer en todo lo que nos dicen. Nos hace falta cada vez más el carácter crítico para poder decidir y opinar sobre las cosas que pasan y no dejarnos convencer por todo lo que nos dicen. Ser visible es caer en la trampa como dice Michael Foucault en Vigilar y Castigar, nosotras con esto nos referimos a que los medios son los que “nos vigilan” y nosotr@s caemos en sus redes, en sus trampas por creer ciegamente en lo que se dice.

Anuncios

1 comentario »

  1. Julio Zino Said:

    “…una larga maniobra para imponer al concepto que se tenía de los delincuentes un enfoque bien determinado: presentarlos como muy cercanos, presentes por doquier y por doquier temibles. Es la función de la gacetilla que invade una parte de la prensa y que comienza por entonces a tener sus periódicos propios. La crónica de sucesos criminales, por su redundancia cotidiana, vuelve aceptable el conjunto de los controles judiciales y policiacos que reticulan la sociedad; refiere cada día una especie de batalla interior contra el enemigo sin rostro, y en esta guerra, constituye el boletín cotidiano de alarma o de victoria. La novela criminal que comienza a desarrollarse en los folletones y en la literatura barata asume un papel aparentemente inverso. Tiene sobre todo por función demostrar que el delincuente pertenece a un mundo totalmente distinto, sin relación con la existencia cotidiana y familiar”.
    Michel Foucault


{ RSS feed for comments on this post} · { TrackBack URI }

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: